domingo, 2 de septiembre de 2012

Estamos muy pero que muy contentos

Y no cabemos en nosotros de gozo, de orgullo y de cansancio. 

A pesar del frío del viernes, JoseMari Goenaga e Itziar Aizpuru nos presentaron "80 egunean", esa delicada y lúcida película sobre el amor de dos mujeres mayores. Para evitar quedarnos pajaritos en los coloquios, habilitamos una sala de conversación en la borda de entrada a la era. Y todos tan contentos. Y tan a gusto.

El sábado comenzó a tope, con todos los voluntarios currándose la comida popular. Gentes que nacieron en Ascaso y gentes recién llegadas compartimos el magnífico arroz de nuestro maestros palleros: Jose y Yolanda. Tesa, Lidia, Reyes, MariaJo, Silvia, Carles y Nuria repartían bebidas y platos, subían bajaban, animaban... Hugo llegaba, Fran y Jorge cuatrocientosfilmaban y Roberto se hacía fotos con sus actores preferidos.
Tras la comilona, "El séptimo vicio" se resguardó del viento rondador en una de las cuadras de Casa Juez convertida en estudio de RNE. A Javier Tolentino se le veía suelto y relajado como si alguna meiga de Aineto le acabara de liberar de algún conjuro. Y al caer el sol, fuimos hasta la plaza, acercándonos paso a paso, para saber qué hora es, en ese reló de Ascaso... Y bajo el reloj solar ya sin hora, llegó el turno de la Ronda de Boltaña; Dori LuisMI y Luis, repartían pastel de zanahorias y porrones. Javier exprimía su aifon mientras Lluis Miñaro bailaba con Itziar y Mikel Rueda destrozaba un pasadoble en brazos de Edu.

A las nueve en punto, justo cuando sobre la Peña Montañesa se asomaba la luna llena, Mikel Rueda nos habló del corto que estrenará en Donostia este mes y Lluís Miñaro nos invitó a casa de sus padres, a pasar una buen rato con ellos mientras les pintaban un cuadro. Como las otras tres pelis de la Muestra, FamilyStrip se llevó los fuertes aplausos del público de Ascaso.
Tras la peli, el coloquio; la charla distendida sobre las familias españolas, los modelos de educación, las conquistas de aquella generación que hoy quieren arrebatanos, el sabor el color y el sonido de un cine que nos gusta mucho mucho y que queremos seguir proyectando sobre las paredes agrietadas de las bordas de Ascaso.

Tranquilos, el año que viene, más. Pero no mejor, porque es imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario