lunes, 18 de agosto de 2014

Los dos trasfondos de Stella Cadente

La España de mediado el s. XIX era un cóctel de reina ninfómana, casta política corrupta, inversiones millonarias (adeudadas) en ferrocarriles y permanente debate sobre el modelo territorial para obviar el debate sobre el hambre y las penurias de una sociedad en crisis y una población depauperada.
La España de los inicios del XXI era un cóctel de un rey que caza elefantes junto a sus amantes, casta política corrupta, inversiones millonarias (adeudadas) en ferrocarriles y un permanente debate sobre el modelo territorial para obviar el debate sobre el hambre y las penurias de una sociedad en crisis y una población depauperada. Ah, además tenemos Telecinco, la gala de los Goya, y unos industriales del cine, nada industriosos que cuando hablan de su industria no es para presumir sino para llorar (aún más).

La solución para la crisis post-isabelina vino de la mano de un rey extranjero -Amadeo de Saboya- que a los tres años decidió que no nos aguantaba. La innovación en la industria nacional del cine vine de la mano (fundamentalmente) de Luis Miñarro que, esperemos, sea un planeta duradero y no una mera estrella fugaz.

Luis Miñarro ha estado, como productor, en muchas de las grandes aventuras del cine independiente y de autor. Buscando nuevas vías narrativas para el cine español, abriendo nuevos caminos, ensayando alternativas por la vía tradicional y necesaria del ensayo y el error. Este año, además, el único español vivo con una Palma de Oro en Cannes (por la coproducción de El tío Boonmee recuerda sus vidas pasadas, de Apichapong Weerassethakul), ha decidido zambullirse en la dirección con una historia de ficción.

Es que no hay dinero” o “Si quiere seguir riendo rey, no debe salir de palacio” pueden ser frases que sus corruptos ministros decían a Amadeo. O la respuesta del Ministerio de Cultura a un director tan especial como Luis.

Pero, además, junto al relato histórico de la llegada de un rey solitario a un país hostil, Stella Cadente es un trampantojo en el que Miñarro aprovecha para colar sus mitos, sus fantasías, su manera de entender el cine. Stella no es una película perfecta -no tendría sentido la perfección en la obra de este artesano del cine- ni mucho menos redonda. Es casi una espiral en la que el autor introduce al espectador para hacerle partícipe de su manera de entender el cine y la vida. Un recorrido casi surrealista al que no puede ser ajena la pluma del coguionista Sergi Belbel, uno de los dramaturgos más reconocidos de la Cataluña actual.

Con apuestas arriesgadas, como el juego con los idiomas, los saltos musicales en el tiempo, las latencias sexuales de cada personaje, la teatralidad barroca. Planos llenos de códigos que señalan la dirección que el autor quiere marcar: un tambor de Calanda atraviesa rodando la pantalla, la navaja de Un Chien Andalou reposa junto a un lavabo, Amadeo de Saboya baila al ritmo de François Hardy …

Y todo ello apoyado en actuaciones tremendamente solventes. De Àlex Brendemühl, en el que se apoya prácticamente toda la película y que demuestra que sus grandes tablas en la contención de su personaje. De Lola Dueñas, el contrapeso más carnal y relajante. O de Alex Batllori o un impresionante Lorenzo Balducci. Todo bajo la barroca pero muy eficaz dirección artística de otro conocido de Ascaso: Sebastián Vogler.

Miñarro rechaza lo convencional. Y como contrapunto a la frase del poder “ya se irá acostumbrando”, en ningún momento deja de sorprendernos. Con su repertorio de guiños a la pintura, la música, la escultura y, por supuesto, al propio cine, este “divertimento” es todo un canto a la lucha por el ideal de la belleza. Stella Cadente es una película de difícil encaje en el cine más convencional. Por eso la hemos querido traer a Ascaso. Algunos espectadores la aplaudirán a rabiar, otros no entenderán sus frivolidades. Pero nadie saldrá de la era con mal sabor de boca. Todo lo contrario, saldremos con el sabor dulce que deja un buen melón.

Año: 2014
País: España
Director:
Luis Miñarro
Reparto: Àlex Brendemühl, Lola Dueñas, Lorenzo Balducci,Bárbara Lennie, Francesc Garrido, Àlex Batllori
Dirección Artística: Sebastián Vogler
Fotografía: Jimmy Gimferrer 
Género: Drama
Duración: 105 ‘
Versión: O.S. subtitulada en castellano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario