miércoles, 15 de agosto de 2012

Axun eta Maite, confieso que me ha fascinado.

Las historias de amor de amor construyen el noventa por ciento del cine, las buenas historias de amor significan algo menos. 80 egunean me gusta menos, mucho menos que el título provisional de Axun eta Maite. Razones tendrán los productores para titularla definitivamente con la intrascendencia virtual del título definitivo. Esta película, 80 egunean (Axun eta Maite), es extraordinariamente buena, tan buena que a poco que se descuide ni se estrena en el resto del país como le sucedió a la película anterior de José María Goenaga, Lucio.
Es buena porque clava la historia de un amor vetado. Para el cine americano y el minicine de televisión las historias de amor deben ser juveniles, en el que el deseo vaya por delante del conocimiento y de la experiencia. No vale para el cine posmoderno y urgente que haya calma, distancia y palabras en las relaciones amorosas, tiene que haber prisa y un polvo detrás de cada fotograma.

Es una película grande, porque es tan importante que nos cuenten historias cuyos protagonistas tengan más de cincuenta años, ya está bien de tanta sociedad de consumo que adora y se pliega a los adolescentes consumistas, egoistas y urgentes.

La haran suya (colectivos y festivales de cine gay y lésbico y está bien), pero esta película es una historia de amor entre mujeres, que se amaban ya de pequeñas, que dejaron de verse, que llegaron a coincidir prácticamente en la última estación pero que aún en la última de las dársenas el chantaje de los hombres funcionó definitivamente. Tal y como mantienen las grandes historias, es una historia amorosa que da la casualidad que son mujeres, y eso revoluciona y hace tambalear los cimientos de un círculo conservador.

Es extraordinariamene buena, excelente, porque -aunque podría haber pasado en cualquier lugar- radiografía (como en Ander) la vida rural vasca, la presión y el azote del vínculo (familia, vecinos, pareja , tradición, huerta, bueyes y piedras, y tierra, el poder de la tierra, las raíces que ahogan, asfixían y estrangulan a quienes pueden vivir de otra manera).La isla en el medio del marco incomparable y ella nunca fue hasta allí: metáfora e inundación de sus vidas.

Podría haber sido en cualquier lugar pero es en el País Vasco, escenario que ha dado quizá las mejores películas sobre este tema que ha generado el cine español: La muerte de Mikel, Ander y ahora Axun eta Maite (disculpen, 80 egunean). Dos mujeres que han pasado la barrera de los sesenta años se reconocen, entre miedos y fantasmas, como amantes. Un beso, un beso perdido, arrancado al pasado. Un beso prohibido, penalizado, condenado para el interior y para el exterior. ¿Qué hubiera pasado si las amigas del café hubieran sido testigos de ese beso atrasado?.

La hubieran expulsado del café, de la aldea, del baile de salón y, por supuesto, de la misa de doce de los domingos. Tremenda exhibición de veracidad la de estas dos actrices completamente desconocidas para el espectador de más allá del desfiladero de Pancorbo: Itziar Aizpuru y Mariasun Pagoaga (series de Euskal Telebista y compañías de teatro aficionado). Desde este instante y a pesar de contar con premio en La Berlinale y en San Sebastián, estas dos poderosas mujeres no contarán y no estarán en la gran noche del cine español, una academia que -curiosamente- está presidida po un bilbaino que conoce el paño.

Dirigida por Jon Garaño y Jose Mari Goegana, de Garaño no vi sus trabajos anteriores pero de Goenaga recuerdo que una de las películas de 2007 protegidas y difundidas desde El séptimo vicio fue su maravillosa Lucio.

Un abrazo a ambos, habéis hecho la película del año, quizá -dejénme apostillar alguna cosa- se confundieron en el título, pero se lo dice uno que jamás ha entendido la forma de titular por la industria y el comercio, así que nada, a lo suyo.

80 Egunean podría haber o debía haber estado en sección oficial y ahora estarían hablando más de ella, pero supongo que prefirieron Berlín y está bien, competir en etxea a veces tiene una presión añadida y sino fijensé en Aita.

(Javier Tolentino)

80 egunean se proyecta en la Muestra de Cine de Ascaso el viernes 31 de agosto a las 21:00 horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario